13 septiembre 2009

A Lola.

Mi pequeña, tanto tanto que te quiero, y solo puedo tenerte de lejos. Decirte que te quiero, y no apretarte, creer que te enseño sin poder hacerlo.
Con la lejanía voy perdiendo todo lo que quiero ser para ti.
Me duele no verte crecer, no poder explicarte en que consisten todas esas cosas que quieres saber, que aunque no sepa las respuestas (hay cosas que todos seguimos preguntando) de la duda podríamos encontrar una solución útil para los dos. No llevarte a la escuela, ni ir al parque, o comer un helado. Te juro que sueño día a día con poderlo hacer.
Siento que la incomprensión, y otras tantas cosas y cosas que nos alejan podrían no existir. Me duele que no puedas tenerme como tuve yo a mi padre. Me duele cada día estar sin ti.

Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas. No te preocupes de la finalidad de tu amor. Amado Nervo (1870-1919) Poeta, novelista y ensayista mexicano

2 comentarios:

  1. Oye mi hermano, nadie dijo que fuera fácil la distancia, acostumbrados a saludar la de otros de lejos hasta que nos tocó a nosotros darle la mano. "Ojalá" es una palabra que martilla nuestra mente todo el tiempo...ojalá los tuviera aqui conmigo...ojalá no tuviera que estar aqui para sentirme persona...sin darnos cuenta dejamos de ser personas porque dejamos atrás lo que nos hacía felices...la familia. Cuando la vida se nos lleva a alguien es mas fácil resignarse, pero cuando dejamos a alguien por voluntad propia es como flajelarnos a nosotros mismos, y no dejas de sentir una culpa dentro tuyo que pesa una tonelada. Todavía me pregunto si acaso alejarme de mi familia me hace peor persona; en nuestro afán de ser felices nos alejamos de lo que verdaderamente nos hacía felices, cuando tenemos un momento de alegría se nos desvanece pronto porque en lo primero que pensamos es en nuestros padres, en nuestros hermanos, en los hijos y los amigos para poder compartirlo...na compadre, que toca vivir, y recordar, recordar mucho los momentos que pasamos juntos, sobretodo los buenos momentos, y romperse los cojones trabajando para poder hacer una tierrita y pasarnos otros 15 dias con los de uno, y aunque muchos de nosotros no somos religiosos, rezamos cuando nadie nos ve, y pedimos que suceda algo magico, que nos levanten una mañana con la maravillosa noticia de que todo era un sueño, o que "ese sueño"...se hizo realidad.

    ResponderEliminar
  2. P.D: mi membresia de contribuyente se me ha perdido ayer...pastando la dejé y desapareció...devuelvemela tio, prometo aparecer mas seguido

    ResponderEliminar