10 diciembre 2009


¿Cual es la Orden?
¿Que idea novedosa se les ha ocurrido para nuestras vidas?
Nos engañan en todos lados. Pretenden esclavizarnos, y en muchos casos y ocasiones lo logran. Ponen limites y fronteras, documentos, actas, leyes y cuantas artimañas se les puedan ir ocurriendo en el camino, alegan que es por nuestra seguridad. Nos vigilan para protegernos (¿Por que habría que protegerme a mi de mi mismo?), usan a su antojo videocamaras, escuchas, sensores y cuanto existe sin que conozcamos de su existencia. Y todos tragamos, damos gracias por que nos cuiden, colaboramos poniendo puertas blindadas, e incluso damos por sentado que otro ser humano no posee el mismo derecho que nosotros a pasar sobre una u otra frontera. Uno u otro pasaporte nos dará mas o menos valor. Nos encerramos, vivimos en cárceles en las que nosotros mismos hacemos de reos y carceleros.
La diplomacia como juego, nos entretiene con falsas cumbres y reuniones que dicen buscar una solución, pagamos sus cenas, coches, seguridad, alojamiento y cuantas otras cosas puedan estar derivadas de su estancia en el sitio que le toque hacer de anfitrión.
La derecha habla del fracaso comunista, y la izquierda de lo mismo cambiando solo el color (la decadencia del capitalismo les sirve de alimento para sus ideas). Siempre lo hace mal quien ostenta el poder, y luego lo hará también mal el otro. Solo importa el control sobre la humanidad, no el valor de la vida ni el respeto por ella.
No es que no sepan como hacerlo bien, ni que carezcan de las debidas herramientas, es el juego del fracaso, mientras todo vaya mal, la masa uniforme de seres no tendrá tiempo a pensar en su condición de esclavos, se agradecerá cualquier migaja de pan y se trabajara por salir de la mala racha sin descanso y sin cuestionar lo que se haga para ¨nuestro bien¨.
Pensar ha de ser nuestra tarea, comenzar a cuestionar la mecánica de la existencia. Ver que hay detrás de todo, mirar mas allá de las simples apariencias (no hay camaras para cuidarnos, ellas estan para cuidarse ellos de nosotros).
No hay derecho al hambre en el mundo, no hay derecho a ser diferentes, no hay derecho a no tener derechos, no hay derecho a que nos vigilen y nos digan que hacer.
Y luego después de pensar habra que luchar, luchar por el cambio y la justicia, pero por un cambio real. Por un cambio de igualdad, de prosperidad y de derechos.

1 comentario:

  1. Una amiga acaba de facilitarme este blog,
    que meparece todo un hallazgo.Animo a su autor a seguir luchando por esos derechos hoy tan pisoteados, porque el poder de la palabra y la denuncia -que él hace con tanto acierto- son los medios que un día harán que todo cambie. Poner fronteras al mundo, es limitar a los hombres que en él vivimos. Pero hay algo que esos "poderosos" nunca podrán hacer, por mucho que lo intenten: nunca podrán evitar que alguien denuncie su atropello y tampoco cercarán nuestros pensamientos.

    ResponderEliminar