27 abril 2010

Ante un día difícil he decidido callar, obrar con paciencia y hacer solo el bien, y lo que sea que exista (al que llamamos Dios) ha premiado mi paciencia. Un poco de Fe nunca esta de mas, aunque no se haga practica habitual de creencia alguna.
Desperté desde muy temprano, el día me presento múltiples obstáculos. Di los buenos días a quien no lo merecía, no me moleste con el que no agradece, hoy como ningún otro día fui humilde, solo dije la verdad y deje pasar ciertas cosas mal hechas hacia mi persona (no olvido, pero tampoco guardo rencor). Y creo que sin grandes premios, al final fui recompensado por mi manera de actuar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario