15 julio 2010


Por Hector Alejandro. Foto: Lola

Como en un mercado de esclavos romano, venden y cambian personas como si se tratara de simples mercancías.

Quiero ser libre. Y aunque sepa que la libertad no existe, juro hacer todo por tenerla.
He vivido en dos mundos muy distintos, pero con una verdad común, la falta de libertad que se oculta tras discursos llenos de palabras, palabras llenas de consignas y falsas creencias en las que no se alberga el deseo de realizar acción alguna por el bien de la patria o el de la humanidad misma . La realidad es la lucha constante por tener y mantener el poder. La dominacion, el uso de millones de seres humanos para beneficio de unos pocos.
Según lo que creemos, vamos de un lugar a otro, alabamos a algún personaje o partido, huimos de aquello que sentimos que viola nuestra independencia y al final nos encontramos con simples variantes del mismo sistema que pretende esclavizar nuestros pensamientos.
Muchos de los que lograban ver, se vuelven ciegos, y encuentran su sitio al cambiar. Encuentran grilletes y jaulas mas bonitas, o simplemente una justificacion para su verdad particular , justificacion esta que le sirve como aliciente para llevar una vida colmada de felicidad.
Soy algo raro (aunque no infeliz) me gusta la igualdad, pero odio el igualitarismo. Me encanta consumir, pero veo un gran demonio detrás del consumismo. A veces me atrapa el pesimismo, no veo solución, es necesario el cambio, pero la maquinaria es muy poderosa y es muy difícil que se deje vencer.
Quiero ser libre (y lo soy, dentro de mi corazón) y luchare por la libertad mientras este vivo, aunque sepa que la realidad nunca habrá de cambiar. Nos pasa como al pez, que lo cambian de pecera pero nunca lo llevan al mar (sirva igual el rio como referencia para peces de agua dulce).

1 comentario:

  1. No estes tan seguro de que has alcanzado la única libertad posible, la del corazón (aunque de alma o esencia preferiría llamarle yo). Aún habiéndote dado cuenta de que los sistemas sociales imperantes no han dejado de ser esclavistas si no que han refinado sus métodos para hacerte creer que eres libre, aún siendo así no te has dado cuenta de algo que está más cerca de ti mismo y que es tu condición de ser humano, ser humano inconforme siempre, inconforme con lo que posee y en búsqueda de la satisfacción de las necesidades, que están siempre apartadas de lo que tiene en el presente. Pueden notarse enredadas mis palabras, así como el círculo vicioso de las inconformidades que persigue al ser humano durante el transcurso de su vida.

    Pienso: que el único camino hacia la libertad es el que comienza por la limpieza de nuestra alma de todas las cosas negativas que nos han caracterizado hasta hoy como raza humana.

    ResponderEliminar