19 julio 2010

Un rio deja de serlo si su agua queda estancada. Todo proceso ha de reaccionar a los cambios del momento si quiere sobrevivir.
Es evidente que se ha fracasado. Los viejos métodos ya no son prácticos, sus verdades, ya todas saben a mentiras. El desencanto y la frustracion hace mucho que llegaron y se autoproclamaron dueños y señores de nuestra realidad. El futuro se ha jubilado y no ha dejado sustituto en su lugar.
Mucha avaricia. Todos quieren ganar y así no funciona el juego.

1 comentario:

  1. El futuro, por suerte, será quien jubile a este desatinado presente. Nada es eterno, y mucho menos nadie. Las injusticias las cometemos los hombres, vendrá savia nueva y se irán los viejos perros, por la propia ley de la vida: la vejez. Siempre se podrá renacer.

    ResponderEliminar