06 septiembre 2010

No tenemos opción, nuestro deber es la lucha.
Antes de creer hay que convencerme. Los discursos no son verdades, las verdades son muy volatiles y su credibilidad cambia según hacia donde sople el viento.
Si engañaron a mis padres y a los padres de mis padres y así sucesivamente a todos mis antecesores, como no creer que ahora me están mintiendo a mi.
Si alguien tuvo el derecho a decir que no en su momento, pues ahora reclamo mi propio derecho a tener derechos. No quiero guerras, ni hambre, ni injusticias. No me gusta ser discriminado, ni discriminar a otros.
Los héroes lo son según los miremos, estaremos equivocados solo si nos juzga el enemigo. El yin y el Yang, somos malos y buenos, amigos y enemigos.
Quiero vivir, pero con dignidad.
Que el mundo sea uno solo, para todos.
Nuestro deber es exigir nuestros derechos.